EL LEJANO OESTE DEL CINE Y EL LEJANO OESTE ESPAÑOL

INTRODUCCIÓN

La figura siguiente resume todos los elementos que estamos acostumbrados a ver en las películas del oeste, o más exactamente, del sudoeste americano.


Si revisamos los múltiples detalles del bordado nos daremos cuenta de que la prolija descripción que contiene se ciñe a la segunda mitad del siglo XIX. De no ser así, no aparecerían en el centro dos locomotoras de vapor y un clavo de oro representando la consecución del enlace por ferrocarril entre el este y el oeste de los Estados Unidos. Tampoco aparecería un soldado de caballería con su típico uniforme azul. Otro tanto podemos decir del revólver y la pequeña pistola Derringer que están más arriba. Y lo que ya es definitivo, la torre de la que mana petróleo y que aparece representada en la parte superior junto a El Álamo, ambos en Texas.


El resto de las figuras, que representan un vaquero a caballo con lazo persiguiendo a un cuernilargo (long-horn), la carreta de colonos, la fauna y flora, los indios con sus tipis, pueblos de adobe, caballos y artesanía, podrían parecer en principio más intemporales.


Lo anterior nos sugiere al menos dos tipos de preguntas:


·       ¿El oeste americano fue siempre así? ¿Qué ocurría en aquella parte del mundo cincuenta, cien o doscientos años antes, cuando la marea colonizadora proveniente del este de los Estados Unidos tras la guerra de Secesión (1861-1865) ni estaba ni se la esperaba?


·       De todo lo que se representa en el cuadro, ¿qué nos recuerda a España? Bastantes responderán que, como mucho, la misión que aparece en la parte inferior. Alguno tal vez diga que El Álamo, representado arriba a la izquierda, que también fue una misión.


Sin embargo, el sudoeste americano, tal y como aparece en las películas, debe mucho de sus orígenes, su cultura y su historia a la presencia española en aquellas tierras, siglos antes de que apareciera por allí el primer anglosajón. De todo esto vamos a hablar a continuación.



Imagen


Figura 1. Representación de los típicos elementos de las películas del (sud)oeste americano


CABEZA DE VACA Y LAS PRIMERAS EXPLORACIONES

El primer europeo que recorrió las tierras que hoy forman parte del sudoeste de los Estados Unidos y Norte de México fue Álvar Núñez Cabeza de Vaca. Él y otros tres supervivientes de la fracasada expedición de Pánfilo de Narváez a la Florida Occidental, los capitanes Alonso del Castillo Maldonado y Andrés Dorantes de Carranza y un esclavo de este último, llamado Estebanico, vagaron entre 1528 y 1536 por zonas de los actuales estados de Texas y Nuevo México, hasta llegar a Ciudad de México.


La información que trajeron sobre la existencia de posibles riquezas animó a las autoridades españolas a organizar en 1539 una pequeña expedición de exploración dirigida por el franciscano fray Marcos de Niza, que llevó a Estebanico como guía. La relación entre ambos fue muy difícil. El antiguo esclavo era indisciplinado y promiscuo con las indias y terminó siendo asesinado por los nativos. Fray Marcos decidió regresar, no sin antes confundir los reflejos del sol en el adobe de un pueblo indígena con casas construidas de oro.


Imagen

Figura 2. Ruta aproximada seguida por Álvar Núñez Cabeza de Vaca (1528-1536)


LAS EXPEDICIONES DE VÁZQUEZ DE CORONADO Y DE SOTO

Con los datos recopilados, se organizó una nueva expedición, esta vez de gran tamaño. La dirigió Francisco Vázquez de Coronado y entre 1540 y 1542 el grupo principal y destacamentos menores recorrieron buena parte de lo que hoy son Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México y Arizona haciendo un exhaustivo reconocimiento, no exento de enfrentamientos con los indígenas y en el que se cita por primera vez a unos indios que se cree eran los apaches.


Pero si por algo se recuerda esta increíble exploración de aquel inmenso territorio, entonces muy alejado de las zonas bajo control español, es por el avistamiento del Gran Cañón del Colorado. Lo realizó un pequeño grupo que mandaba García López de Cárdenas.


Otro hito por el que merece recordarse la expedición de Coronado es porque con ella entraron por primera vez en aquellos territorios los caballos, animales que cambiarían la historia del oeste, sobre todo de las tribus indias. Es posible que algunos equinos fueran robados o se escaparan y empezaran a reproducirse con éxito, pero lo cierto es que la revolución del caballo no se produjo hasta muchos años más tarde, después de que los españoles colonizaron Nuevo México.


Casi simultáneamente a la aventura de Coronado, otra gran expedición, dirigida por Hernando de Soto, exploraba entre 1539 y 1543 el sudeste de los Estados Unidos, llegando hasta Texas. Queda en el haber de esta el primer avistamiento por europeos del río Misisipi.


Ambas expediciones, la de Coronado y la de Hernando de Soto, exploraron territorios inmensos y recopilaron gran cantidad de información, geográfica y antropológica, pero costaron muchas vidas y dinero y no se consideraron un éxito al no encontrar los metales preciosos que buscaban. Por eso, y por el retraso en el avance hacia el norte de la colonización española que supuso la guerra chichimeca, hasta unos 40 años después no volvieron a organizarse nuevas expediciones a esa alejada parte del continente.



Imagen

Figura 3. Itinerario de la expedición de Francisco Vázquez de Coronado (1540-1542)



Imagen


Figura 4. Cuadro de Augusto Ferrer-Dalmau representando el avistamiento del Gran Cañón del Colorado por el grupo de García López de Cárdenas


JUAN DE OÑATE Y EL NUEVO MÉXICO

De todos los intentos de reconocer y colonizar el norte del Virreinato de Nueva España que se realizaron a partir de 1581, el más importante y trascendental fue el dirigido por Juan de Oñate, a quién se le suele llamar el último conquistador. En 1598 lideró una expedición de exploración, conquista y colonización que alcanzó Arizona y Nuevo México, y estableció algunos asentamientos.


Con esta expedición entraron, ahora sí, en el sudoeste americano los caballos, las vacas mostrencas (antepasadas de los cuernilargos o long-horn), los bueyes, las ovejas, los cerdos, la agricultura, los sistemas de regadío, la religión y la cultura española.


En el Museo de Arte e Historia de Albuquerque, en Nuevo México, un gran conjunto escultórico con las figuras a tamaño real representa esta primera caravana de colonos. Conceptualmente es como las de las películas, pero con algunas diferencias: hay una carreta, pero con ruedas macizas y un solo eje, se usan los bueyes como animales de tiro, hay abundancia de animales domésticos, aparece un fraile franciscano y los soldados españoles llevan morrión, peto y espaldar.


Imagen





Figura 5. La expedición de Juan de Oñate llevó la presencia española (en amarillo) muy al norte, hasta 2400 km de Ciudad de México



Imagen

Figura 6. Albuquerque Museum of Art and History. La jornada. Conjunto escultórico que rememora a Juan de Oñate y la primera caravana de colonos que entró en Nuevo México (y en los Estados Unidos)


Los españoles entraron en contacto con los indios pueblo que habitaban en aquellas tierras. Los llamaron así por ser sedentarios y vivir en unas construcciones de adobe que les recordaban a los pueblos de la lejana Castilla. Los misioneros franciscanos empezaron a fundar misiones y consiguieron que algunos indios se convirtieran al cristianismo. Todos se beneficiaron de los caballos, los animales domésticos, los nuevos cultivos y las nuevas técnicas agrícolas y ganaderas que trajeron los españoles.


En 1607 se fundó La Villa Real de la Santa Fe de San Francisco de Asís, actual ciudad de Santa Fe, que se convirtió en la capital de la provincia y hoy en día es la capital del estado de Nuevo México, la más antigua de los 50 estados de la Unión.


La remota provincia de Nuevo México resultó ser ruinosa para el virreinato. No se encontraron metales preciosos y su única riqueza era la agricultura y la ganadería. Se llegó a plantear su abandono, pero al estar firmemente establecidas allí familias españolas y haberse convertido al cristianismo bastantes indios, se decidió permanecer.



Imagen


Figura 7. Taos, Nuevo México, en 2007. Los colonos españoles contactaron y se impusieron a los indios pueblo


Cada vez que en algún lugar de la monarquía hispánica se creaba un nuevo asentamiento, para que pudiera afianzarse y prosperar, era necesario hacerle llegar suministros y darle la oportunidad de exportar lo que produjera. En el caso de Nuevo México, esto se hizo prolongando el conocido como Camino Real de Tierra Adentro o Ruta de la Plata, que unió Santa Fe y Ciudad de México a través de las zonas mineras del centro del virreinato de Nueva España. Ambas ciudades distaban entre sí 2400 km y el camino era muy inseguro: bandidos, indios hostiles, desiertos, desbordamientos... Se organizaban caravanas que recorrían esta ruta escoltadas por dragones de cuera, la caballería acuartelada en los presidios (fuertes) encargados de apoyar la expansión hacia el norte y proteger las comunicaciones.


El Camino Real de Tierra Adentro, como toda ruta comercial, lo fue también de intercambio de personas y culturas. Dejó una profunda huella que ha llegado hasta nuestros días, hasta el punto de que la UNESCO lo declaró Patrimonio Mundial en 2010.



Imagen


Figura 8. El Camino Real de Tierra Adentro unía Nuevo México con Ciudad de México


LA GRAN REVUELTA DEL NORTE Y LA REVOLUCIÓN DEL CABALLO

En 1680, se produjo la conocida como Gran Revuelta del Norte, el más importante levantamiento indígena ocurrido en el imperio español. Fue el resultado de los abusos de colonos y religiosos sobre los indios pueblo, pero también de la hambruna provocada por una pertinaz sequía y de la incapacidad española de detener el hostigamiento al que los pueblo eran sometidos por otras tribus nómadas o seminómadas, en particular una serie de grupos indígenas conocidos como los apaches. Los españoles y los indios que les permanecieron fieles tuvieron que evacuar Nuevo México.


Uno de los efectos de esta revuelta fue que muchos caballos se escaparon, comenzando a reproducirse salvajes con gran éxito (los mesteños o mustang), o cayeron en poder de tribus indias, en especial de los apaches.


La verdadera primera gran revolución que hubo en Norteamérica fue la llegada del caballo a manos de los indios y la integración de este en su cultura. La mayoría de las tribus cazadoras y recolectoras solo poseían lo que podían llevar encima ellos mismos, solo podían desplazarse, cazar y combatir a la velocidad que les permitieran sus pies. Solo y ocasionalmente tenían como animales de carga a algunos perros, pero que competían con ellos por la comida. Por eso la llegada del caballo supuso poder desplazarse más lejos y más rápido a cazar o buscar alimento, supuso la superioridad militar sobre las tribus que no los tenían, o los tenían en menor cantidad, y supuso poder acumular más bienes y poder. El caballo cambió el mundo indígena. Y la tribu que más partido le sacaría fue una tribu nueva que apareció en las grandes praderas a principios del siglo XVIII: los comanches.


Para 1693 los españoles habían recuperado el territorio perdido y estaban otra vez en Nuevo México. Redujeron la presión sobre los indios pueblo, la convivencia mejoró y se enfrentaron juntos a un enemigo común, los apaches.


Imagen





Figura 9. Retrato, copia de un original anónimo, del madrileño Diego de Vargas que reconquistó Nuevo México y fue gobernador de esta provincia


LA COLONIZACIÓN DE TEXAS



Por esas mismas fechas tuvieron lugar también los primeros intentos de ocupación española de Texas, motivados por la necesidad de contrarrestar la llegada de los franceses, que se expandían desde Canadá siguiendo el curso del río Misisipi.


En 1718 se fundó junto al río San Antonio la misión de San Antonio Valero. Próximo a ella se construyó el presidio de San Antonio de Béjar. Estás dos construcciones, junto con el canal de riego conocido como la Acequia Madre Valero, se consideran el origen de la actual ciudad de San Antonio. La misión cambió de función con los años y se llegaría a conocer como El Álamo, convirtiéndose en un pilar de la historia de Texas. Las misiones de San Antonio (la de San Antonio Valero no fue la única) fueron declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2015.


En 1720, se envió desde Santa Fe una expedición mandada por Pedro de Villasur para localizar y valorar la presencia francesa en aquellas regiones. Realizaron una marcha de 900 km llegando hasta Nebraska, en el centro geográfico de los Estados Unidos. Allí fueron sorprendidos y masacrados por los indios pawnee, equipados con armas de fuego y con el apoyo de comerciantes franceses. Villasur, la mayoría de los dragones y civiles, y algunos indios pueblo que también formaban parte de esta expedición, murieron en una matanza que tiene mucho paralelismo con la del general Custer en Little Big Horn. Solo que en el caso español sí hubo supervivientes y ocurrió 156 años antes.



Imagen


Figura 10. Parte central de la pintura conocida como Segeser II, que muestra el final de la expedición Villasur. Esta matanza aceleró la ocupación española de Texas


La amenaza francesa hizo que consolidar la colonización de Texas se convirtiera en una prioridad para la monarquía hispánica. Lo logró la empresa dirigida por José Azlor y Virto de Vera, marqués de San Miguel de Aguayo, que entre 1721 y 1722 estableció cuatro presidios y varias misiones y poblaciones distribuidas por el sur y este de la nueva provincia.

El marqués de Aguayo, y sobre todo José de Escandón, 1er marqués de Sierra Gorda, colonizador de Nuevo Santander, actual estado mexicano de Tamaulipas, son considerados los introductores de la explotación de ganado en Texas, origen de los cinematográficos cowboys. Vacas y vaqueros tienen pues raíces españolas.


De forma similar a lo ocurrido en Nuevo México con el Camino Real de Tierra Adentro, el Camino Real de los Tejas se convirtió pronto en la ruta comercial que unía el presidio de Nuestra Señora del Pilar de los Adaes, la primera capital de la provincia de Texas, situada muy cerca de la Luisiana francesa, con Ciudad de México, a 2000 km de distancia. El Camino Real de los Tejas está declarado en Estados Unidos National Historic Trail.



Imagen





Figura 11. Presidios, misiones y poblaciones de la colonización inicial de Texas


CONCLUSIONES

Si recapitulamos lo dicho hasta ahora, vemos que ya hacia 1700 tenemos un cuadro equivalente al de la Figura 1, pero con algunas diferencias y otros protagonistas. Están los indios pueblo, que terminaron siendo aliados fieles de los españoles, hay tribus indias, hostiles o no, con caballos, el ganado cuernilargo manejado por vaqueros. Y no olvidemos que los animales domésticos fueron introducidos en América por los españoles. Tenemos caravanas de colonos y de aprovisionamiento, que en muchos casos usaban mulas, o si acaso carretas de un eje, y tenemos fuertes (los presidios) y soldados de caballería (los dragones de cuera). Resumiendo, mucho antes de la segunda mitad del siglo XIX ya había un lejano oeste con todos los elementos vistos en el cine. Pero algunos de sus principales actores, en vez de anglosajones, eran españoles.


A lo largo del siglo XVIII y principios del XIX, este lejano oeste no dejaría de evolucionar y parecerse cada vez más al de las películas, pero seguiría siendo un lejano oeste español.


Con mi agradecimiento a Marta, por su exquisito bordado sobre el sudoeste americano y por el cariño con el que lo hizo y me lo regaló.


Autor: Francisco Moreno del Collado

Conferencia: Tercios, corsarios y aventureros





Contamos con dos invitados de excepción: Hector J. Castro, autor de la trilogía de El Siglo del Acero y Dativo Donate, autor de La mala Zorra.

Ambos conversarán sobre las diferencias entre los tercios, los aventureros y los corsarios durante los siglos XVI y XVII.

Modera la charla el profesor y doctor en historia Rafael Rodrigo.

Esperemos que os guste

http://terciosviejos.es/es/

La Primera Guerra Mundial es conmemorada en Europa, pero afectó mucho a Latinoamérica

Los países europeos conmemoran el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial. Entre las regiones del mundo que siguen viviendo las consecuencias de la histórica contienda está América Latina.
Este reportaje de la cadena de televisión Russia Today aborda como influyó la Primera Guerra mundial en los países hispanos. En él participo. Me podéis ver a partir del minuto 04:23.
Como siempre espero que os guste.

Podcast AH: La División Azul


La 250.ª División de Infantería, más conocida como División Azul , fue una unidad de voluntarios españoles que formó una división de infantería para luchar contra el bolchevismo durante la Segunda Guerra Mundial. Entre 1941 y 1943, cerca de 50.000 soldados españoles participaron en diversas batallas, fundamentalmente relacionadas con el sitio de Leningrado.

Nuestro Co-administrado Rafael Rodrigo Fernández (profesor y doctor en Historia) conversa con Antonio Cruz, Ignacio Pasamar y otros amigos de HRM ediciones y Antena Historia sobre los falsos mitos y las realidades históricas de la División de Voluntarios Españoles.

Como siempre esperamos que os guste.

Imagen



El Gobierno de José Bonaparte

Image result for jose i bonaparte

Tras las abdicaciones de Bayona, el 7 de mayo de 1808, el emperador ofreció la corona de España a su hermano Luis, entonces rey de Holanda. Tras la renuncia de este finalmente en el mes de junio Napoleón convenció a su hermano mayor José, que era el rey de Nápoles. Legalmente el hermano del emperador se convertía en rey de España con el título de José I.

La administración francesa en España estuvo marcada por el vacío de poder tras los sucesos de mayo de 1808. Su control de la península fue esporádico y cambiante, según los vaivenes de la guerra, afectó principalmente a las dos Castillas, zonas de principal presencia francesa. En el resto del territorio el poder de los generales franceses fue mayor que la del propio rey. A esta dificultad se sumaron dos más, por un lado el rechazo de la población a su gobierno y la continua sugerencia de Napoleón en las decisiones de su hermano.

Los principales objetivos fueron restablecer la administración y restablecer la situación financiera. Con José colaboraron los llamados afrancesados, españoles que aceptaron las abdicaciones de Bayona y consideraron que el mejor gobierno para España debería ser uno similar al modelo imperial francés. Pensaban que José devolvería a España al nivel que le correspondía, además de asegurar la integridad territorial y conseguir el necesario desarrollo económico.

José I hizo meritorios intentos de ganarse a los españoles. En Bayona se convocó a un grupo de próceres del Antiguo Régimen, nobles, eclesiásticos y funcionarios, para que debatiesen una Carta Otorgada. De los 150 convocados asistieron 91, los cuales aprobaron la llamada Constitución de Bayona. Se buscaba la reforma del sistema absolutista. Los Gobiernos de José I estuvieron compuestos mayoritariamente por notables del Antiguo Régimen pero ni su poder ni la aplicación del Estatuto de Bayona apenas pudo ponerse en práctica.

Sin embargo, Los primeros decretos dados en diciembre de 1808 llevaron la firma del mismo Emperador. Fueron varios decretos dictados en Chamartín sin consultar con su hermano. Entre ellos destacan la disolución del Consejo de Castilla, la supresión del Tribunal de la Inquisición, la reducción a un tercio de los conventos existentes, la abolición de la jurisdicción señorial y la eliminación de las barreras de las aduanas interiores.

Posteriormente el rey José adoptó las siguientes medidas: la exclaustración total de los clérigos regulares, la expropiación de sus bienes y de parte de los Grandes de España, la reorganización de la administración (sustitución de las secretarías por Ministros) y la venta de las tierras expropiadas para amortizar la deuda.

Las continuas injerencias de Napoleón llevaron a José a pensar en abdicar varias veces, por ejemplo cuando se decidió que las provincial al Norte del Ebro se convirtiesen en Gobiernos militares dependientes del emperador, además de la anexión de Cataluña en 1812. La huida a Valencia con su Corte tras la derrota de los Arapiles acabó por hundir lo que quedaba de su Gobierno. En noviembre de 1813 se firmaba el acuerdo de Valençay por el que se devolvía la corona a Fernando VII.

Lectura recomendada:

Resultado de imagen de ejercito español de jose napoleon

Especial Informativo | 12 de Octubre todo por celebrar

Ya está grabado el programa del próximo viernes 12 de octubre. Se emitirá en el canal de televisión Intereconomía a las 22 h. Moderaba Rafael Núñez Huesca participaron: José Javier Esparza Torres Pedro Insua Rodríguez Iván Vélez , Fernando Paz Cristobal y un servidor Rafael Rodrigo Fernández. Fueron dos horas de grabación sobre el 12 de octubre "Todo por celebrar"... Desmontar la Leyenda Negra es una ardua tarea pero gracias a iniciativas como las de Javier Santamarta Del Pozo y su Jornada Leyenda Negra (seguro que tiene mucho que ver con todo esto) cada vez se está recuperando la historia... Esperamos que os guste a todos.




3.2. El significado de1492. La guerra de Granada y el descubrimiento de América


1492 fue un hito en la historia de España, significando el definitivo tránsito entre la Edad Media y la Edad Moderna. Tres fueron los acontecimientos claves en ese año: la conquista del reino nazarí de Granada, la expulsión de los judíos y el descubrimiento de América.

Image result for rendición de granada

1.- La conquista del reino de Granada:

La guerra tuvo mucho que ver con el hecho de que, al mismo tiempo que los reinos cristianos se habían pacificado y reorganizado, el reino de Granada se enfrentaba a la crisis dinástica de los últimos sultanes nazaríes, concretada por la lucha de poder entre estos tres personajes emparentados: Muley Hacén, Boabdil y “el Zagal”. En 1481 se reactivó la guerra, una vez concluida la guerra civil castellana. A partir de 1483 los Reyes Católicos se propusieron hacer de la conquista de Granada su primera gran empresa política. En ella utilizaron todos los recursos de Castilla y Aragón. A pesar de mantener muchos rasgos medievales, fue una de las primeras guerras que puede considerarse moderna, por el armamento, fueron decisivos los asedios resueltos con artillería, y tácticas empleadas, destaca Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán”.

Primera fase, de 1482 a 1487

Conquista de la parte occidental del reino (actual provincia de Málaga, Loja y la Vega de Granada), aunque las conquistas territoriales se hicieron esperar hasta 1485.

En abril de 1483, en medio de las disensiones internas, y con el fin de adquirir prestigio, Boabdil intenta sin éxito tomar Lucena, cayendo prisionero. Los Reyes Católicos hacen una jugada que demostró ser decisiva: lo liberan tras asegurarse su alianza, incluyendo el pago de tributos. Desde Almería, hará la guerra a su padre el sultán Muley Hacén.

Esta fase se cierra con la conquista de Málaga (1487). Esta plaza era especialmente significativa por ser el principal puerto y por la reducción a esclavitud de la mayoría de sus habitantes.

Segunda fase, de 1488 a 1490

Consistió en la conquista de la parte oriental del reino (actual provincia de Almería) y el resto del territorio, excepto la capital. El Zagal se rendía a los Reyes Católicos, pasando a su servicio desde su señorío de Andarax. Granada quedaba totalmente aislada.

Tercera fase, de 1490 a 1492

Limitadas las operaciones al asedio de la ciudad, dirigido desde el campamento-ciudad de Santa Fe. Con más intrigas que acontecimientos militares, los Reyes Católicos exigieron a Boabdil la entrega de la ciudad en cumplimiento de sus tantas veces renovados pactos.

El 25 de noviembre de 1491 fueron firmadas las capitulaciones, que concedían además un plazo de dos meses para la rendición. Esta se hizo efectiva el 2 de enero de 1492.


2.- Expulsión de los judíos:


A raíz del asalto a las juderías de finales del siglo XIV muchos judíos se habían convertido al cristianismo. En 1478 en la visita que realizaron los reyes a Sevilla pudieron ver la tensión existente, los conversos eran acusados de judaizar. Ese mismo año obtenían del papa Sixto IV el permiso para nombrar inquisidores en Andalucía, aunque este tribunal existió en Aragón desde 1242 fue en 1483 cuando se introdujo definitivamente en la Corona y en 1487 en Barcelona. Los inquisidores generales eran nombrados por los monarcas y fue un tribunal que siempre estuvo bajo su dirección.

Pese a la persecución, condenas (sambenitos) y ejecuciones (autos de fe) se tomó una medida más drástica, esta fue la definitiva expulsión de los judíos de todos los territorios bajo su Gobierno en marzo de 1492 (Edicto de Granada), salvo conversión. Se calcula en unas 100.000 personas las expulsadas que formarán el pueblo sefardí.

Image result for descubrimiento america

3.- El descubrimiento de América:

En primer lugar hay que destacar una serie de factores técnicos como la mejora de la cartografía, los instrumentos de navegación como la brújula y el astrolabio y la mejora en la construcción naval con la aparición de la nao y la carabela. Entre las causas económicas hay que señalar la necesidad de buscar una nueva ruta hacia las Indias (ruta de las Seda), debido a que con la conquista de Constantinopla en 1453 los turcos acaparaban la llegada de productos orientales de lujo como la seda o las especias. Por último están los factores políticos e ideológicos. El fin de la Reconquista produjo un ambiente de euforia sobre todo en Castilla que rivalizaba con Portugal como nueva potencia atlántica. Además, la cultura humanística impulsaba la curiosidad científica y los reyes favorecían las exploraciones cartográficas.

El descubrimiento

La figura fundamental será Cristóbal Colón, marinero de discutido origen genovés, llegado a Portugal en 1476. Presentó su proyecto de llegar a Catay (China) entre 1483 y 1485 al rey Juan II de Portugal que lo desestimó. Lo cierto es que parece que debía haber algún tipo de pre-descubrimiento o noticia de las tierras del oeste, bien por los relatos de la antigua presencia vikinga en América (Terranova y Groenlandia) o bien por alguna expedición o descubrimiento accidental portugués.

Colón se trasladó a Castilla llegando a Palos de La Frontera en 1485 y entrando en contacto con los monjes franciscanos del monasterio de La Rábida, que le acercaron a la Corona. Su proyecto estudiado por una Junta fue desestimado por dos veces. Gracias al apoyo entre otros del duque de Medina Sidonia consiguió una nueva entrevista con los reyes y firmar las capitulaciones de Santa Fe el 17 de abril de 1492. En ellas Colón recibía entre otras prerrogativas: el título de Almirante en todas las islas y tierras «que por su mano e yndustria se descubrieran o ganaran», el título de Virrey y Gobernador General de todas las tierras que descubriese, con la facultad de proponer ternas de candidatos a la elección real para cubrir todos los cargos de gobierno que debieran nombrarse en dichas tierras o la décima parte de todas las riquezas que se descubriesen y la misma proporción de los beneficios del comercio en los límites del Almirantazgo.

Entre los documentos expedidos por los Reyes Católicos el 30 de abril de 1492 sobresale una provisión dirigida a los vecinos de Palos de la Frontera, que les ordenaba servir con dos carabelas durante doce meses, en virtud de unas penas impuestas con autoridad. El costo de la expedición fue estimado en 2.000.000 de maravedíes, más el sueldo de Colón. En contra de la idea popular de que fue sufragado por «las joyas de Isabel la Católica», la mitad de dicho dinero lo prestó Luís de Santángel con fondos de la Santa Hermandad, la cuarta parte la aportó el mismo Colón -que los pidió prestados-, y la cantidad restante probablemente la derramaron banqueros y mercaderes italianos residentes en Andalucía.

Fue Martín Alonso Pinzón quien contrató los barcos. La expedición partió con tres barcos, dos carabelas y una nao: una flota de configuración similar a la utilizada por Bartolomé Dias en 1487-1488. La nao era La Santa María, propiedad de Juan de la Cosa, natural de Santoña, pero vecino del Puerto de Santa María. La carabela de menor tonelaje era La Niña, propiedad de Juan Niño, vecino de Moguer, y la pagaron los vecinos de Palos. La Pinta era de Cristóbal Quintero, vecino de Palos, y probablemente fue requisada, pues su dueño iba en el viaje «de mala voluntad». La tripulación apenas excedía los 100 hombres.

La expedición partió de Palos el 3 de agosto de 1492 y el jueves 6 de septiembre, los expedicionarios partieron desde La Gomera hacia lo desconocido. La noche del 11 al 12 de octubre a las dos de la madrugada, Rodrigo de Triana, dio la voz de «tierra»: una isla del archipiélago de las Bahamas, que bautizó con el nombre de San Salvador (Guanahaní, actual isla Watling) la travesía habría durado 34 días. Tras esta primera toma de contacto con las tierras del Nuevo Mundo, la expedición se dedicó a explorar la zona. Y a partir del día 14 descubrió cuatro nuevas islas que Colón bautizó con nombres religiosos y políticos: Santa María de la Concepción (actualmente Cayo Rum), la Fernandina (Long), Isabela (Crooked) y Juana (Cuba)

Primero Martín Alonso Pinzón, y poco después el propio Colón arribaron a Haití, a la que éste bautizó como La Española. Sin embargo, los planes de Colón se vieron profundamente alterados el día de Navidad, por un lamentable accidente La Santa Maríaencalló y fue imposible recuperarla, como en La Niña no había espacio para los tripulantes Colón hubo de tomar una importante decisión: fundó la primera colonia en tierras del Nuevo Mundo, el Fuerte de Navidad, donde quedaron 39 hombres al mando de Diego de Arana. El 16 de enero la expedición emprendió la travesía de vuelta.

Colón acabó llegando el 4 de marzo a Lisboa, ciudad en la que finalmente se vio obligado a entrar. Allí se entrevistó con Juan II quien, con amenazas y promesas, trató de beneficiarse del descubrimiento. El 15 de marzo entró en Palos e informó a los Reyes Católicos en Barcelona, a finales de abril.

Los viajes menores y los acuerdos con Portugal

Rápidamente los Reyes Católicos solicitaron del papa que confirmara su soberanía sobre las tierras descubiertas. La bula Inter Caetera, de mayo de 1493, entregaba a Castilla el derecho a tales tierras y a las que se descubriesen, a partir de un meridiano a 100 leguas al oeste de las Azores. Sin embargo, la protesta portuguesa hizo que en 1494 se firmase el acuerdo de Tordesillas modificando la línea a 300 leguas, lo cual incluía Brasil.

En el segundo viaje acabaron embarcando más de 1.200 hombres en un total de 17 buques, de los cuales 14 eran carabelas y 3 naos dejando las Canarias el 13 de octubre de 1493. Tras llegar a la isla Deseada, la expedición recorrió casi todo el arco de las Antillas Menores hasta Puerto Rico y el 22 de noviembre llegó a La Española. Para comprobar que el Fuerte de Navidad había sido arrasado y que toda su guarnición había perecido. El 6 de enero de 1494, fundó el primer asentamiento en el Nuevo Mundo, bautizado como La Isabela, al norte de la actual República Dominicana.

Se produjo un tercer viaje iniciando la singladura el 30 de mayo de 1498 desde Sanlúcar de Barrameda. Pero la situación de los colonos se había complicado tanto que los monarcas decidieron nombrar como juez a Francisco de Bovadilla, comendador de Calatrava, quien todavía tardó algún tiempo en iniciar un viaje que le llevó a Santo Domingo el 24 de agosto de 1500.

A su llegada, Bovadilla destituyó a Colón y a sus hermanos de sus cargos. Confiscó todos los bienes del descubridor y le sometió a proceso sin darle posibilidad de defenderse, acusándole de tiranía y malos tratos contra los colonos. Finalmente fueron embarcados hacia Castilla, cargados de grilletes. Los Reyes Católicos desautorizaron semejantes medidas y la dureza utilizada contra Colón. Decidieron destituir a Bovadilla, pero aprovecharon la coyuntura para retirarle a Colón la mayor parte de sus prerrogativas.

Colón empezó a preparar la expedición para su cuarto y último viaje en octubre de 1501. Contó con cuatro carabelas y unos 140 tripulantes, que salieron de Sevilla el 13 de abril de 1502 y tocaron tierra al otro lado del Atlántico el 15 de junio siguiente. El viaje fue el más azaroso de todos y a su regreso no volvería a cruzar el Atlántico. El Almirante vivió sus últimos días en una situación precaria, hasta que murió en Valladolid el 20 de mayo de 1506 en Valladolid.

América bajo el control de la Corona

Desde 1502 el estado comenzó a nombrar gobernadores y pasó a controlar directamente el nuevo territorio. Desde Santo Domingo partirán casi todas las expediciones hacia Tierra Firme en los años siguientes.

En 1503 se estableció en Sevilla la Casa de Contratación, organismo múltiple encargado de todo lo referente a América. Era aduana, almacén para preparar las naves, casa de control de emigrantes, escuela de pilotos, centro de cartografía, depósito de mercancías e institución encargada de recaudar el quinto real, el 20% de los beneficios de comercio americano, que iban a parar a las arcas reales. Todas las expediciones hacia América debían partir obligatoriamente de Sevilla, elegida por su tradición comercial y por ser puerto seguro, dad su situación interior.

Los colonos, en su mayoría andaluces, extremeños y vascos, comenzaron a ser seleccionados por la Casa de Contratación. Recibían tierras, y se les entregaba un grupo de indios, encomienda, teóricamente para ser evangelizados a trabajos e instruidos, pero que en la práctica fueron obligados a trabajos forzosos. El trabajo, la brutal modificación de sus formas de vida, pero sobre todo las enfermedades traídas por los europeos produjeron una auténtica hecatombe. Sólo a partir de 1511 gracias a las denuncias de los monjes dominicos, como fray Bartolomé de las Casas, se mejoró su situación. En 1512 las Leyes de Burgos proclamaban la libertad de los indios, pero los abusos y las denuncias siguieron sucediéndose.

El mapa de América quedó completado entre 1508 y 1516; Alonso de Ojeda reconoció la costa venezolana y Diego Ponce de León exploró La Florida. En 1515 Vasco Núñez de Balboa partiendo de Darién atravesó el istmo de Panamá descubriendo el océano Pacífico.