(I) Las Juntas de Defensa del Arma de Infantería (1917-1922): Introducción

Las Juntas de Defensa del Arma de Infantería (1917-1922): Un ejemplo de pretorianismo político durante el reinado de Alfonso XIII.


Alfonso XIII en un acto con los Cazadores de Victoria Eugenia nº 22, con motivo del nombramiento
de S.M. La Reina como "Coronela honoraria del Regimiento"


INTRODUCCIÓN :

"Las causas de la intervención de los militares en la política no se encuentran en la naturaleza del grupo, sino en la estructura de la sociedad. En concreto se encuentra en la ausencia o debilidad de instituciones políticas de la sociedad."[1]

A principio de Siglo XX en España existía un nivel de cultura política bajo, caracterizado por el alto diseño y la baja organización. La pérdida de legitimidad y la baja institucionalización que habían sufrido sus regímenes políticos durante el siglo XIX fueron consecuencia de la incorporación de nuevos sectores sociales a la política y estuvieron acompañados de una débil organización social y política. La sociedad civil no consiguió estructurarse suficientemente y los partidos fueron incapaces de representar y canalizar las distintas posiciones e intereses de la sociedad. El resultado fue la fragmentación y descomposición política de los sectores sociales dominantes, dándose una situación, ya definida por Finer[2], según la cual una minoría gobierna de una forma que las masas odian, pero son demasiado débiles para destruirla. Enfrentada a la indiferencia o al odio, la oligarquía gobernante se mantiene en el poder apoyándose en el Ejército y, de esta forma, éste se convierte en su dueño. Así el Ejército era la única fuerza para proteger al Régimen y las instituciones civiles.
Esta fue la situación que se presentó en la España del período que nos ocupa, las Fuerzas Armadas, que habían permanecido cómodamente integradas en el Régimen de la Restauración, pero la tradición intervencionista del Ejército no se había visto rota. Así, tras la derrota de Cuba en 1898, volvieron a desempeñar un papel destacado en la política del país. Su resentimiento contra los políticos, a los que consideraron como los responsables de la derrota, su oposición a los nacientes movimientos nacionalistas de catalanes y vascos, su costumbre de realizar labores políticas y administrativas en las colonias, su oposición a los intentos de reforma militar y su creciente utilización como fuerza policial en los conflictos político-sociales, les llevó a implicarse de una manera más intensa en la política interna de España, llegando a considerarse como el factor decisivo del Régimen en la medida en que este dependía, para su mantenimiento, del Ejército.
En 1917 en España se produjo una situación de "Gobierno militar", que Finer define como "Gobierno dual", al controlar los militares la política del Régimen de forma compartida con el Gabinete ministerial, mientras que Nordlinger[3] la define como un tipo de régimen militar, al depender los gobernantes del apoyo del cuerpo de oficiales para mantenerse en el poder. En mi opinión, el término que mejor  define a la situación política en España en el periodo 1917-1923 es el de "Pretorianismo político"[4] donde los militares no forman gobierno pero influyen de forma decisiva tanto en su formación como en sus decisiones.


[1] HUNTINGTON, S.P. (1957) The soldier and the State: The Theory and Politics of Civil-military Relations. Harvard University Press.
[2] FINER, S.E. (1962) The Man on Horseback: The Role of the Military in Politics. LondonPall Mall Press.
[3] NORDLINGEN (1976) Soldiers in Politics: Military Coups and Governments. Prentice Hall.
[4] BOYD, C. (1990) La política pretoriana en el reinado de Alfonso XIII. Alianza