La columna de Operaciones de Asturias: Operaciones anti guerrileras en la Asturias de posguerra (1939-1940)



La llamada Orden de Organización número 1 precisó la estructura de la Columna de Operaciones de Asturias. Su mando correspondía al general Martín Alonso, auxiliado por un Cuartel General, bajo el mando de su jefe de Estado Mayor, teniente coronel Marín de Bernardo, y la integraban cinco agrupaciones, de entidad aproximada a un regimiento:

   1.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Vicario y concentrada inicialmente en Cangas de Onís, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Alhucemas n.os 1, 3 y 5 y Larache n.º 4.
    2.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Rafael Hierro y concentrada inicialmente en Infiesto, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Ceuta n.os 2 y 5 y Alhucemas n.º 4.
    3.ª Agrupación: bajo el mando del coronel Severino Pacheco y concentrada inicialmente en Pola de Siero, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Tetuán n.os 1, 7 y 9.
  4.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Amador Regalado y concentrada inicialmente en Sama de Langreo, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Melilla n.º 4 y de Ceuta n.º 9, más una de las banderas de FET de Asturias.
  5.ª Agrupación: bajo el mando del teniente coronel Emilio Torrente y concentrada inicialmente en Mieres, estaba integrada por los Tabores de Regulares de Larache n.º 2, Tetuán n.º 5 y Melilla n.º 6.

Cada una de ellas contaba también con una compañía de asalto, una batería de artillería de 105/11, un pelotón de trasmisiones, cuatro camiones y cinco artolas. Además, bajo el mando directo del jefe de la columna estaba el Tabor de Regulares de Larache n.º 8, estacionado en Pola de Laviana, una batería de 105/22, dos de 75/28, dos secciones de automóviles, cinco ambulancias, cinco artolas y una sección de Intendencia[1].

El traslado de los tabores correría a cargo del propio ministerio del Ejército, así como de uno de los grupos de artillería de 105/11 y del personal para los grupos de 77/24 de la 4.ª y 5.ª División, al objeto de completar la plantilla de los grupos de artillería. Dado que todavía no se había procedido a la restructuración de las nuevas unidades, en las órdenes de traslado figuraban como divisiones de origen las existentes al final de la Guerra Civil.

Las dos secciones de automóviles y los servicios de Intendencia y Sanidad fueron facilitados por la VII Región Militar, con cabecera en Valladolid, y de la cual dependía administrativamente la provincia de Asturias. A tal fin, se dispuso que unidades de la 71.ª División, con cuartel general en Valladolid, y de la 72.ª, en León, colaborasen en las operaciones. La sección de trasmisiones fue trasladada por el propio ministerio, procedente del Regimiento de Trasmisiones n.º 1, acuartelado en El Pardo (Madrid).





[1] Para la composición de los tabores, grupos de artillería y demás unidades, según las plantillas oficiales (Rodrigo, 2010).  El Ejército español en 1940”. En F. Puell de la Villa y S. Alda Mejías (eds.), Los ejércitos del franquismo (1939-1975). Madrid: IUGM-UNED, II, 51-76.