Un héroe de película: El cañonero Elcano (1898)



De la guerra hispano-americana de 1898 en Filipinas, en general, los hechos más conocidos son, la derrota del almirante Montojo en Cavite, a manos del comodoro Dewey, y el sitio de Baler, donde las tropas españolas totalmente rodeadas resistieron durante casi un año. Éste hecho, popularmente conocido como Los últimos de Filipinas, ha sido ampliamente difundido hasta tal punto que fue llevada al cine por Antonio Román en 1945, interpretada entre otros por Tony Leblanc. Sin embargo, se da la circunstancia de que, además de estos valientes soldados rodeados en Baler y de la escuadra de Montojo, hundida en su totalidad en la batalla anteriormente mencionada, existía en el archipiélago otra unidad que opuso fiera resistencia, tanto a estadounidenses como a rebeldes filipinos. Se trataba de la “División del Sur”, una flotilla integrada por 18 barcos, entre cañoneras y pequeñas lanchas, cuyo buque insignia era el transporte armado General Álava. Esta pequeña fuerza estaba comandada por oficiales españoles y formada por tripulaciones filipinas.

Durante el periodo en que se mantuvo el conflicto con los Estados Unidos esta División fue capaz de capturar varios buques de los rebeldes filipinos, como el velero Iris y la lancha Nueva Esperanza, pero, fundamentalmente, destaca el apresamiento por parte del cañonero Elcano, un barco que había sido construido en Cádiz en 1885 y que desplazaba 620 toneladas, de la fragata norteamericana Saranac, de la escuadra de Dewey, un navío que transportaba 1.640 toneladas de carbón para los barcos norteamericanos. Se trata, por tanto, del único apresamiento de un barco estadounidense que realizó la totalidad de la armada española durante todo el conflicto.

La División siguió operando durante toda la guerra, evacuando puntos aislados y llevando ayuda sanitaria y víveres, además de cooperar en la defensa de los puestos españoles. Incluso una vez firmado el armisticio continuaron las operaciones y evacuaciones, llegando a navegar hasta las islas Marianas y Palaos, archipiélagos entonces de soberanía española y que posteriormente serían vendidos a Alemania en 1899. Terminada definitivamente la guerra los barcos españoles supervivientes fueron fondeados en Zamboanga, en Filipinas, donde se procedería a su venta a los EEUU y en cuya armada servirían durante largos años y casi siempre con el mismo nombre.





El cañonero Elcano, matriculado posteriormente con el número PG-38, pasó a ser integrado en la Marina de los Estados Unidos en 1899, formando parte de la patrulla naval del río Yangtsé - la cual tenían como base el puerto de Shangai - junto con los también antiguos buques españoles Villalobos o Isabel. Como integrante de dicha patrulla naval participó en numerosos incidentes en China, rescatando ciudadanos americanos, prestando apoyo a intereses y consulados estadounidenses, entre las que destaca la intervención en Nankig en 1927, durante la guerra civil china. Además, ¿quién no recuerda la famosa película de 1966 El Yangtsé en llamas, interpretada por Steve McQueen, donde un cañonero americano tiene que ayudar a unos misioneros? En la película el barco es el USS San Pablo, un nombre totalmente ficticio, pero bien podría haber sido de nuestro querido Elcano.

Su final, desgraciadamente, no fue tan romántico como el del protagonista de la película, tras ser dado de baja fue convertido en blanco para tiro de artillería naval, siendo hundido el 4 de octubre de 1928.

Crucero Vizcaya en 1898: