Azarquiel, Alfonso X y la Astronomía


AZARQUIEL EL ASTRÓNOMO

Azarquiel (h. 1030-h.1100), ‘el de los ojos azules’, era hijo de un herrero toledano, constructor de instrumentos astronómicos.

Sin ni siquiera saber leer ni escribir, introdujo por su cuenta una mejora en un instrumento en el que trabajaba su padre. Asombrado, el cadí Ibn Said le ordenó que
fuera a su centro de astronomía donde aprendió a observar el cielo, a realizar anotaciones en tablas astronómicas y estudió de las mejores fuentes de la época: Al-Juwarizmi o Al-Mamud. Cuando Toledo cayó en manos cristianas, huyó a Córdoba, donde se convirtió en uno de los mejores astrónomos no sólo de su época sino también de los que haya dado nunca la península Ibérica.

Artículo completo