Exposiciones: Artistas en combate

Componer, pintar, esculpir, arengar, matar. El arte y la guerra forman una pareja que a lo largo de la historia ha tenido una relación tan intensa como tormentosa. La guerra ha servido de inspiración, de denuncia, de protesta. Los ejemplos abundan. Desde el Guernica de Picasso hasta las recreaciones de Botero de las torturas en Abu Ghraib pasando por los paisajes apocalípticos de Ludwig Meidner o las desoladoras fotografías tomadas por Capa en la Guerra Civil española.

La representación plástica de la realidad y de los sentimientos más dolorosos que la guerra produce sigue interesando al espectador como ningún otro tema. Son muchos los autores que han reflexionado sobre la relación entre lo más sublime del hombre (el arte) y lo más miserable (la guerra). Sin embargo, hay pocas respuestas que sirvan para desbrozar las causas de la fascinación entre mundos tan opuestos. Prueba del interés que despierta esta relación son las tres grandes exposiciones que ahora se inauguran en Londres y Madrid: ¡1914! La vanguardia y la Gran Guerra, en el Museo Thyssen-Bornemisza y en la Fundación Caja Madrid; This is War! Robert Capa at Work and Gerda Taro, en la Barbican Gallery de Londres, y Cold War Modern Design. 1945-1970, en el Victoria & Albert Museum de Londres.

Enlace al artículo completo en el diario El País