Reportajes: El día que cayó el Duce

Declaración de guerra por parte de Mussolini en Trieste en 1940:


Hace ahora 65 años, con las tropas norteamericanas ya en suelo italiano, un golpe interno acabó con el fascista sueño imperial de Benito Mussolini. Convertido en un títere de la Alemania nazi, aún había de resucitar en la República de Salò, pero eso sólo retrasó su trágico final, en abril de 1945. El historiador Julián Casanova recrea la biografía del Duce
Benito Mussolini era, en julio de 1943, un hombre de 60 años, enfermo y en decadencia, muy alejado del personaje heroico que había impuesto dos décadas antes la primera dictadura fascista de la historia. Los mismos que le habían aupado al poder, el rey, los militares y los hombres de negocios, buscaban desde comienzos de ese año la mejor forma de sacar a Italia de su aventura desastrosa en la II Guerra Mundial y de poner fin a la fatal alianza con la Alemania de Hitler. Pocos dirigentes fascistas y compañeros de viaje de Mussolini creían ya en la victoria alemana y en la grandeza que esa victoria proporcionaría a Italia. La mayoría de ellos había perdido el respeto al Duce, al dictador antes infalible, y tramaban la mejor forma de derrocarle. El desembarco de las fuerzas aliadas en Sicilia, el 9 de julio de 1943, forzó el desenlace de la crisis.

Enlace al artículo completo en el diario El País