90 años después. Conmemoración del asesinato del Zar y su familia.


Cientos de rusos han comenzado a reunirse hoy en el sitio donde los bolcheviques fusilaron al último zar hace 90 años, un hombre considerado hoy día un mártir y símbolo del poder imperial de Rusia. En el marco de la conmemoración del aniversario de la muerte de Nicolás II y su familia, las autoridades rusas han anunciado hoy que los análisis de ADN de los restos óseos hallados el año pasado en los Urales apuntan a que pertenecen a dos de los hijos del zar.

"Los resultados científicos obtenidos sobre la base del análisis de ADN por tres sistemas genéticos se corresponden con la hipótesis de que en el 'segundo enterramiento' fueron hallados los restos de la gran princesa María y el zarevich Alexéi", se afirma en una nota informativa del Comité de Investigación de la Fiscalía (CIF).

El comunicado, hecho público la víspera del nonagésimo aniversario del fusilamiento de Nicolás II y familia, señala que continuarán los peritajes para concluir el proceso de identificación de los restos óseos. "En las investigaciones adicionales será necesario realizar análisis comparativos de ADN de representantes de casas reales europeas emparentadas con la familia de los Románov, que ya han dado su consentimiento para ello", añade la nota.

Nicolás II, su esposa y sus cinco hijos, entre ellos el príncipe heredero, Alexéi, fueron asesinados en un sótano de la casa Ipatiev, en la ciudad de Yekaterimburgo (Urales) el 17 de julio de 1918, y sus restos enterrados en un bosque.

Enlace al artículo completo en el diario El País