Primera Guerra Mundial: Capitán de artillería Harry S. Truman

Imagen

El presidente de los USA durante el final de la Segunda Guerra mundial Harry S. Truman luchó como oficial de artillería durante la Gran Guerra. 

Se alistó como soldado voluntario en la Guardia Nacional de Missouri y dejó el servicio militar 37 años después como Coronel en el Cuerpo de la Reserva de Oficiales del Ejército de los Estados Unidos. Realizó servicio activo durante la Primera Guerra Mundial, donde el entonces capitán Truman sobresalió como jefe de una batería de artillería de campaña.

Después de que Estados Unidos entrara en la Primera Guerra Mundial en abril de 1917, Harry Truman se re-alistó en la Guardia Nacional de Missouri. Su decisión no fue sencilla. A los 33 años era mayor que la mayoría de los soldados, y como agricultor no estaba obligado a servir. Su hermana y su madre tendrían que encargarse de la granja sin él, y dejar su negocio de petróleo significaba sacrificar una buena posición económica. Sin embargo, Truman se sintió obligado a unirse a sus amigos y servir a su país en tiempo de guerra. En cuestión de semanas, la unidad de artillería de Truman fue movilizada para el servicio federal, y después de ocho meses de entrenamiento en Oklahoma, fue enviado a Francia junto a la 35ª División.

En julio de 1918, los oficiales y los hombres de la 129ª artillería de campaña se trasladaron a Camp Coetquidan en Bretaña para el entrenamiento avanzado en el uso del artillería de campaña de 75m m bajo condiciones simuladas del combate. Fue aquí donde el capitán Truman tomó el mando de la batería D. 

Imagen

A principios de septiembre de 1918, la 129ª Artillería de Campaña emprendió una de las marchas más largas y brutales de la guerra, desde los Vosgos hasta el bosque Argonne. Los hombres guiaron sus caballos y su equipo por más de cien millas de carreteras repletas y enfangadas hasta el nuevo sector americano. Esta marcha y los cinco días de intensos combates que siguieron fueron la última prueba para la batería D. En las últimas semanas de la guerra, la 129ª artillería de campaña entró en acción por última vez en los viejos campos de batalla de Verdún. Dispararon sus últimos disparos quince minutos antes de que entrara en vigor el armisticio. La batería D había disparado más de 10.000 proyectiles durante la guerra.

Imagen

Fuente: