Características de los regímenes totalitarios


1.- LA IDEOLOGÍA TOTALITARIA

1.1.- Raíces del totalitarismo

A partir de la llegada al poder de Benito Mussolini en Italia (1922) apareció un nuevo tipo de régimen político desconocido hasta entonces. Era una nueva definición de Estado empleado por el dictador, en 1929 el Times de lo definía como una rección contra el parlamentarismo. O lo que es lo mismo un fenómeno nuevo de rechazo al liberalismo, la democracia, las elecciones y los partidos políticos.
Podemos encontrar una serie de raíces que tienen su origen el el siglo XIX:

  • El imperialismo: Para justificar el colonialismo de las potencias europeas se hablaba de la superioridad de unos pueblos sobre otros lo que les confería el derecho a forjar imperios. En el siglo XX se acuñaría la expresión de “Espacio vital” que necesitaban las naciones para su desarrollo.
  • El Sufragio censeitario: Durante el siglo XIX no todos los ciudadanos tenían el derecho a participar en la política, ni como votantes ni como electo, solamente aquellos que su posición económica fuese elevada. La extensión del sufragio universal y el voto femenino se consideraba como un grave peligro para el gobierno de las naciones, al poder, masas sin preparación alguna, influir en el Gobierno del país.

Pero los regímenes totalitarios tienen además unas raíces inmediatas, especialmente derivadas de la Primera Guerra Mundial:

  • La crisis social y económica posterior a 1918 hizo dudar que los regímenes democráticos fuesen capaces de dar solución a estos problemas. Muchos nuevos países europeos apenas habían tenido tiempo de vivir en verdadera democracia, lo que en ocasiones llevaba a la población a recordar con añoranza tiempos anteriores de Estados autoritarios.
  • Dos países se sintieron perjudicados tras el fin del conflicto. Italia se sintió perdedora de la paz. Su entrada en guerra con ansias imperialistas no se reflejó en los acuerdos de paz. Por su parte Alemania sintió Versalles como una humillación, tanto por las reparaciones como por las concesiones territoriales.

1.2.- La ideología totalitaria

Los regímenes totalitarios tienen una serie de rasgos comunes, con ligeras variaciones, que los pueden definir:

  1. La subordinación del individuo al Estado: Esta característica definiría por si solo el totalitarismo. Mientras que un sistema democrático se caracteriza por la defensa de la libertad individual en los regímenes totalitarios es el individuo el que está al servicio del Estado.
  2. Culto al hombre providencial: Un gran pueblo solamente puede ser guiado por un gran hombre que raya casi en lo divino, inteligente, infalible, trabajador y al que se debe obedecer con fe ciega. (Fürher o Duce)
  3. Desigualdad: La sociedad se encuentra dividida en clases superiores: miembros del partido, militares, etc. o inferiores. Lo cual se aplica también a las mujeres que tienen un papel subordinado al servicio del varón “Kirche, Kinder, Küche“. En determinados países como Alemania además se ampliaba al concepto de superioridad racial.
  4. Violencia: Se sostenía la legitimidad de su uso e incluso se menospreciaba el pacifismo en todas sus formas. Así al llegar al poder se dotaba de poderes especiales a la policía y la política exterior se orientaba hacia la guerra.

EL FASCISMO ITALIANO

En 1919 Mussolini funda los Fasci Italiani de Combattimento, agrupación nacionalista, para luchar contra los sindicalistas. Esta asociación fue ganando adeptos entre los terratenientes e industriales para defenderse de la izquierda, al margen del gobierno y rápidamente controló todo el norte de Italia mediante la intimidación y el uso de la fuerza contra los socialistas y católicos (squadisti). 

En 1919 D´Annuncio y sus 2.600 arditi ocuparon la ciudad de Fiume (Rijeka) exigiendo que fuese entregada a Italia.

A principios de 1922 los Fasci empiezan a destituir a la fuerza a los ayuntamientos socialistas y en octubre un ejército de “camisas negras” llegó Roma. El gobierno preparó un decreto declarando el estado de sitio, pero el rey Victor Manuel III no lo firmó. El gobierno dimitió y el rey llamó a Mussolini a formar gobierno, convirtiéndose en presidente del mismo y consiguiendo que el Parlamento le diera plenos poderes durante un año. 

En 1923, ejerció una gran represión política contra todos sus opositores y aprobó una ley electoral que le favoreciera. Así, en las elecciones de 1924, el partido de Mussolini triunfó abrumadoramente.  El diputado socialista Matteoti que criticó el resultado fue asesinado, asumiendo toda la responsabilidad el porpio Mussolini. En los años siguientes se consolida la dictadura fascista a través de varias medidas:

• Concesión de plenos poderes a Mussolini, que sólo responderá ante el rey, no ante el parlamento.
• Leyes de defensa del Estado o fascistísimas: prohibición partidos no fascistas, legislar por decreto.
• Nueva ley electoral: sufragio censitario y candidatos elegidos por el Duce.
• Control de la prensa y la enseñanza para extender la ideología fascista. Ministerio de la Prensa y la Propaganda. Obra Nacional Balilla.
• Imitación del régimen nazi desde 1938.
• Acuerdo con la Iglesia Católica, para conseguir el respaldo de los católicos. (Letrán 1929)

POLÍTICA ECONÓMICA:

Impulsó la autarquía, construyó las primeras autopistas, edificios colosales y revalorización de la lira.

1.- Estado corporativo: Prohibición de la huelga, Carta dei Lavoro y capitalismo monopolista.
2.- Intervencionismo estatal: batalla del trigo o de la colonización de zonas pantanosas. Creación del IRI.
3.- Política social y demográfica: ayudas familiares, paga extra, asistencia sanitaria y estímulos a la natalidad.





EL ADVENIMIENTO DEL III REICH

El 23 de marzo de 1933 el Parlamento votó una ley que atribuyó a Hitler plenos poderes durante un año para legislar y reformar la Constitución sin informar al Reichstag. Hitler estableció un partido único y la unidad entre partido y Estado, asumiendo los tres poderes. 

El 3 de agosto se proclamó el Tercer Reich que la población aprobó mayoritariamente en plebiscito. Pero para completar su autoridad dentro de su propio partido tuvo que deshacerse de la SA (Sección de Asalto –organización paramilitar que le ayudó en su ascenso-) dirigida por Ernst Röhm, compuesta por miembros del pueblo que exigían las promesas socializantes de Hitler. Asaltó su cuartel general y masacró a sus jefes en la “noche de los cuchillos largos” el 30 de julio de 1934. Su poder sobre la población se basaba en una hábil y machacona propaganda (dirigida por Goebbels, Ministro de Educación y Propaganda) y en el uso del terror físico y psicológico (a través de la Gestapo –policía secreta- dirigida por Göering). La SS sería la policía encargada de la selección racial y de los campos de concentración.

Una de las características principales del régimen de Hitler fue el antisemitismo que comenzó por boicotear los negocios y a los profesionales judíos, continuó eliminándolos completamente de la vida económica (“noche de los cristales rotos” 1938) y terminó con la llamada “solución final” en los campos de concentración.


La política económica nazi conducía a la guerra como medio de conquistar el espacio vital. Con esta política hizo crecer la actividad industrial y redujo el paro. Tuvo mucha importancia el intervencionismo estatal en la economía a través de la reactivación de la inversión productiva; la reactivación de la demanda sobre todo con los pedidos de armamento del Estado; y el aumento de recursos económicos del Estado confiscando los capitales judíos, aumentando los impuestos a los trabajadores y utilizando los depósitos de los ahorradores en la banca.