La democracias occidentales durante el periodo de entreguerras y el ascenso de los totalitarismos (1919-1939)




Tras la Gran Guerra, parecían buenos tiempos para la democracia ya que se acabó con los gobiernos autoritarios y los nuevos Estados tenían sistemas parlamentarios. Sin embargo, las democracias tuvieron una situación difícil por la crisis económica de 1929 y el temor a la repercusión de los acontecimientos de la URSS. Por ello, en algunos países comenzaron a surgir gobiernos autoritarios.

LA ESTABILIDAD POLÍTICA DE GRAN BRETAÑA

En Gran Bretaña el sistema parlamentario se mantuvo estable con alternancia de los partidos conservador y laborista. Debido al paro hubo agitaciones obreras como la huelga general de 1926.
En los años 20 predomina el gobierno de los conservadores. El partido Laborista, que pretendía representar mejor a los trabajadores, pero sin carácter revolucionario, sustituyó en importancia al partido liberal y obtuvo mayoría en 1929. Gobernó en colaboración con conservadores y liberales para afrontar la crisis económica. Desde 1935 vuelven a gobernar los conservadores.



En Irlanda se radicaliza el nacionalismo con movimientos independentistas defendidos por partidos como el Sinn Fein y su brazo armado el IRA. Se producen enfrentamientos con el ejército, destacando los de la Semana de Pascua (1916) que culminan con la proclamación de la República de Irlanda con parlamento y gobierno propios. En 1921 Gran Bretaña reconoce a Irlanda como estado libre de dominio británico y en 1937 se convertirá en independiente, sin incluir la zona del norte (Ulster).

LA INESTABILIDAD DE LA III REPÚBLICA FRANCESA

Aunque tras la Guerra en Francia se mantiene el régimen democrático, es una época de inestabilidad.

Ello se debe a que era un país destruido, con crisis demográfica y en tensión con Alemania y al temor del triunfo de las ideas bolcheviques.

Entre 1919 y 1924 gobierna una coalición de centro-derecha, el Bloque Nacional, representada por Clemenceau que se caracteriza por su revanchismo hacia Alemania y la dura represión de las revueltas obreras. Los graves problemas económicos de la población hicieron triunfar en 1924 al cártel de izquierdas que se mantuvo hasta 1926, con gobiernos inestables, sin claras mayorías.

Entre 1926 y 1929 gobierna la Unión Nacional, presidido por Poincaré, que agrupa izquierdas y conservadores para superar la situación económica y mejorar la relación con Alemania, mediante la firma de acuerdos. La crisis de 1929 provocó una gran inestabilidad, alternándose los gobiernos de centro-derecha y de izquierdas y radicalizó las posturas, tanto a favor del comunismo soviético como de los fascismos europeos. Este enfrentamiento de posturas culminó con los incidentes de París de 1934 que provocaron dimisión del jefe de gobierno. Entre 1936 y 1938 gobierna el Frente Popular, coalición de izquierdas y sindicatos, que se caracteriza por las medidas sociales que adopta (aumentos salariales, vacaciones pagadas, jornadas laborales de 40 horas).



EL EXTRAORDINARIO CRECIMIENTO DE EE.UU.

EEUU es la democracia triunfante tras la Primera Guerra Mundial. Los importantes préstamos a los países beligerantes así como el próspero mercado interior, la convirtieron en la mayor potencia económica mundial en este período (1919-1929) denominado Big Business. El gobierno republicano tomó medidas muy conservadoras, como la ley seca (prohibición de venta de todo tipo de alcohol) o el red scare (terror rojo) que reprimía cualquier tipo de manifestación o indicio de ideas bolcheviques. También prevaleció un fuerte sentimiento nacionalista con la aparición de los WASP (blanco, anglosajón y protestante) o el Ku Klux Klan que rechazan todo lo extranjero, como algo opuesto a la nación americana. La crisis de 1929 y la presidencia de Roosevelt en 1933 provocan cambios en el liberalismo económico, con mayor intervención de los poderes públicos en la economía a través de obras públicas o ayudas a los desempleados.

EL CASO ALEMÁN: LA REPÚBLICA DE WEIMAR

Alemania es una muestra de la inestabilidad de la democracia en el período de entreguerras. Su condición de país derrotado y el vacío de poder tras la abdicación de Guillermo II, provocaron el triunfo de ideas radicales de izquierdas, como los espartaquistas. Para evitarlo se dio el poder a un Consejo de Comisarios del Pueblo, de orientación socialdemócrata. Después se aprobó una Constitución que dio inicio a la República de Weimar. El territorio se divide en länder y se aprueban derechos sociales muy avanzados (sufragio femenino, jornada de ocho horas). El parlamento se divide en dos cámaras: Reichstag (poder legislativo) y Reichstat (representación de los länder).

Las dificultades para pagar las reparaciones de guerra provocaron intentos de golpes de estado del partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (Nazi) como el “putsch de la cervecería”. Este partido fue ganando adeptos y en las elecciones de 1932 es la fuerza más votada. Por ello, el presidente de la república Heidenburg, nombra canciller a Hitler en 1933. Este iniciará un proceso de acumulación de poder, absorbiendo a partidos afines, eliminando a los opositores así como a los sindicatos y disolviendo el Reichstag. Tras la muerte de Heidenburg, Hitler une los cargos de presidente de la república y canciller.

EL TOTALITARISMO.

El totalitarismo surge en Italia con Mussolini en 1922. Es un nuevo régimen político que rechaza el liberalismo y la democracia. Básicamente son Fascismo, Nazismo y Estalinismo.

Raíces del totalitarismo: Se encuentran en el imperialismo y el sufragio universal del siglo XIX y en la crisis de las democracias y, sobre todo, en la guerra, ya del siglo XX.

Rasgos comunes de la ideología totalitaria: Nazismo y fascismo tienen los siguientes rasgos, que los diferencian de la ideología democrática:

• Subordinación del individuo al Estado: la finalidad del individuo es servir al Estado.
• Culto al hombre providencial: un gran hombre para conducir a un gran pueblo (Duce , Führer)
• Desigualdad: un grupo, pueblo o raza superiores, deben gobernar a los demás.
• Violencia: se legitima la violencia (interior –policía con mucho poder- o exterior –guerra-)

El estalinismo tiene los dos primeros rasgos (culto a Stalin) así como la violencia con los disidentes.

EL FASCISMO ITALIANO

En 1919 Mussolini funda los Fasci Italiani de Combattimento, agrupación nacionalista, para luchar contra los sindicalistas. Esta asociación fue ganando adeptos entre los terratenientes e industriales para defenderse de la izquierda, al margen del gobierno y rápidamente controló todo el norte de Italia mediante la intimidación y el uso de la fuerza contra los socialistas y católicos. A principios de 1922 los Fasci empiezan a destituir a la fuerza a los ayuntamientos socialistas y en octubre un ejército de “camisas negras” llegó Roma. El gobierno preparó un decreto declarando el estado de sitio, pero el rey Victor Manuel III no lo firmó. El gobierno dimitió y el rey llamó a Mussolini a formar gobierno, convirtiéndose en presidente del mismo y consiguiendo que el Parlamento le diera plenos poderes durante un año. En ese año, ejerció una gran represión política contra todos sus opositores y aprobó una ley electoral que le favoreciera. Así, en las elecciones de 1924, el partido de Mussolini triunfó abrumadoramente. En los años siguientes se consolida la dictadura fascista a través de varias medidas:

• Concesión de plenos poderes a Mussolini, que sólo responderá ante el rey, no ante el parlamento.
• Leyes de defensa del Estado o fascistísimas: prohibición partidos no fascistas, legislar por decreto.
• Nueva ley electoral: sufragio censitario y candidatos elegidos por el Duce.
• Control de la prensa y la enseñanza para extender la ideología fascista.
• Imitación del régimen nazi desde 1938.
• Acuerdo con la Iglesia Católica, para conseguir el respaldo de los católicos.

MUSSOLINI AND I: Movie Trailer. Watch more top selected videos about: Movie Trailers, Susan Sarandon


EL ADVENIMIENTO DEL III REICH

El 23 de marzo de 1933 el Parlamento votó una ley que atribuyó a Hitler plenos poderes durante un año para legislar y reformar la Constitución sin informar al Reichstag. Hitler estableció un partido único y la unidad entre partido y Estado, asumiendo los tres poderes. El 3 de agosto se proclamó el Tercer Reich que la población aprobó mayoritariamente en plebiscito. Pero para completar su autoridad dentro de su propio partido tuvo que deshacerse de la SA (Sección de Asalto –organización paramilitar que le ayudó en su ascenso-) dirigida por Ernst Röhm, compuesta por miembros del pueblo que exigían las promesas socializantes de Hitler. Asaltó su cuartel general y masacró a sus jefes en la “noche de los cuchillos largos” el 30 de julio de 1934. Su poder sobre la población se basaba en una hábil y machacona propaganda (dirigida por Goebbels, Ministro de Educación y Propaganda) y en el uso del terror físico y psicológico (a través de la Gestapo –policía secreta- dirigida por Göering). La SS sería la policía encargada de la selección racial y de los campos de concentración.

Una de las características principales del régimen de Hitler fue el antisemitismo que comenzó por boicotear los negocios y a los profesionales judíos, continuó eliminándolos completamente de la vida económica (“noche de los cristales rotos” 1938) y terminó con la llamada “solución final” en los campos de concentración.

La política económica nazi conducía a la guerra como medio de conquistar el espacio vital. Con esta política hizo crecer la actividad industrial y redujo el paro. Tuvo mucha importancia el intervencionismo estatal en la economía a través de la reactivación de la inversión productiva; la reactivación de la demanda sobre todo con los pedidos de armamento del Estado; y el aumento de recursos económicos del Estado confiscando los capitales judíos, aumentando los impuestos a los trabajadores y utilizando los depósitos de los ahorradores en la banca.