La Lucha por la hegemonía en el Mediterráneo durante el siglo XVI

De izquiera a derecha: Gabriel Portal, Juan Manuel Gracia Menocal, Rafael Rodrigo)

La Corona de Aragón se fue expandiendo por el Mediterráneo desde el siglo XIII, cuando Jaime I conquistó el reino de Valencia y Mallorca. Luego sería Pedro III el que ocuparía Sicilia y otras islas del Mediterráneo, de esa forma a finales del siglo XIV la Corona de Aragón tenia una importante base de partida con Baleares, Sicilia, Cerdeña, Malta y una rama menor en el reino de Nápoles.


La dominación de Italia fue labor de todo un siglo, primero Fernando el Católico el cual contó con la intervención de Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán” que derrotaría a los franceses en las batallas de Garellano y Cerignola. Carlos V, por su parte, derrotaría a Francisco I de Francia en Bicoca y Pavía, 1525, para después asegurar el dominio sobre el ducado de Milán en la década de 1530. Finalmente, Felipe II tras las victorias de San Quintín en 1557 y Gravelinas, al año siguiente, certificaría la definitiva hegemonía española en Italia.


Sin embargo, el principal rival de la Monarquía Hispánica sería el Imperio otomano. Durante una primera etapa, hasta 1529 el control del Mediterráneo occidental correspondió a los españoles. Desde finales del siglo XIII tras el acuerdo de Monteagudo la Corona de Aragón fue sometiendo a los distintos sultanes del Norte de África. Durante el reinado de Fernando el Católico se conquistarían una serie de enclaves norteafricanos que asegurasen las comunicaciones con Italia, Melilla en 1497, Orán en 1509, donde participó el Cardenal Cisneros y Trípoli en 1510, además Argel se sometía al rey católico hasta 1529. Carlos V ocuparía Túnez en 1535, pero una posterior campaña sobre Argel terminaría en retirada. Se inauguraba una fase en la que los turcos dominaban el Mediterráneo, sobre todo a través del activo corso de los hermanos Barbarroja. Finalmente, tras la formación de la Liga Santa en 1571 se produciría la definitiva victoria de Lepanto, ese mismo año, donde la flota al mando de Don Juan de Austria y con la colaboración de don Alvaro de Bazán, Luis de Requesens y Juan Andrea Doria, derrotaría de forma definitiva a la armada otomana, asegurando el control del Mediterráneo para la Monarquía Hispánica hasta el siglo XVIII.


Presentación en power point:

Entrevista en el programa La Estrella Polar: