Cina: La guerra de Charlie Wilson

Esta película, basada en hechos reales, se desarrolla en la década de los años ochenta, siendo su personaje central el congresista americano Charles Wilson, quien desde una óptica muy norteamericana ve la invasión del ejército soviético a Afganistán como un asunto trivial, si bien, al avanzar los acontecimientos, se da cuenta de que desde su nivel de poder político puede hacer cosas para evitar la victoria de los comunistas rusos, contando con el apoyo de una mujer adinerada del estado de Texas, la cual se encuentra muy interesada en ayudar al pueblo afgano; sin embargo, la película nos recuerda que Estados Unidos, en todas las guerras en las que ha intervenido, sólo lo ha hecho buscando su propio interés. Al poder contar con la ayuda encubierta de los Estados Unidos, gracias al impulso de Wilson, que consigue, al aumentar repetidas veces la partida monetaria destinada a la zona en conflicto, armas de origen soviético de los enfrentados israelíes y árabes para así derribar a los helicópteros soviéticos, punto clave éste para Wilson, el ejército afgano logra derrotar finalmente al poderoso ejército ruso y lo expulsa de sus tierras. Pero, como le recuerda el agente de la CIA que ha colaborado con él, no bastan las buenas intenciones para ayudar a otros pueblos, sino que esta ayuda debe ser constante y permanente, lo que no ocurre en esta ocasión, pues, después de haber gastado cientos de millones de dólares en la guerra, el Congreso le deniega a Wilson un único millón de dólares para construir escuelas en una devastada Afganistán, donde casi la mitad de la población salida de la guerra es menor de edad, fácilmente influenciable por los fanáticos religiosos.