Los incunables que España perdió

Grecia reclama las piedras del Partenón expuestas en el British Museum, pero hasta ahora ningún país ha exigido a otro que le devuelva incunables, manuscritos o documentos históricos. España, tampoco. Ni lo hará. A pesar de que algunas gemas bibliográficas se conservan en otros países. Las causas de las fugas son varias: guerras, trapicheos, compras legales, expolios o regalos.

¿Por qué la diferencia? El impacto económico ayuda: muchos turistas españoles van a Londres a ver las piedras del Partenón, pero nadie compra un billete de avión (salvo expertos) para ver el Amadís original. Hay también un factor histórico que esgrime la directora de la Biblioteca Nacional de España, Milagros del Corral: "Todos hemos expoliado y hemos sido expoliados". Al menos, lo han hecho todos los países que han podido hacerlo porque algún día fueron amos del mundo, como Francia, Reino Unido o España.

Cultura se sumará a la Biblioteca Mundial


La Biblioteca Nacional, un organismo autónomo del Ministerio de Cultura, se sumará al proyecto apadrinado por la Unesco para crear en Internet la Biblioteca Digital Mundial (www.wdl.org), el almacén universal de los avances de cada cultura a lo largo de la historia. Entre las 32 instituciones internacionales que colaboran ya con la iniciativa no figura de momento ninguna española, pero la Biblioteca Nacional ha decidido adherirse después de conocer más detalles de la WDL, presentada en París esta semana.

Artículo completo en el diario El País