Una calculadora milenaria para determinar la fecha de los Juegos Olímpicos

El mecanismo de Anticitera, una primitiva calculadora de metal, fabricada en el siglo II antes de Cristo y hallada en 1901 junto a la isla griega homónima, no sólo servía para seguir el movimiento de los cuerpos celestes y predecir eclipses y otros fenómenos de la bóveda celeste, sino también para determinar la fecha exacta de celebración de los Juegos Olímpicos, según ha revelado un equipo de investigadores en la revista Nature.

Los Juegos Olímpicos de la Antigüedad, que marcaban el comienzo de un periodo de tiempo de cuatro años llamado olimpiada, empezaban con la luna llena más cercana al solsticio de verano. Realizar dicho cálculo hacía necesario un elevado conocimiento en astronomía. Usando tecnología de rayos X en tres dimensiones, los investigadores han descifrado pequeñas inscripciones del interior del artefacto. Dichas inscripciones apuntan su función olímpica.

Enlace al artículo complet en el diario El País