Tercios napolitanos en la batalla de Nordlingen (I)

Tercio napolitano de Torralto rechazando a la caballería sueca en Nördlingen.

El papel de los napolitanos en Nordlingen fue destacada como bien se cita en la bibliografía de época:  
"La felicissima y memorable battalla de Nörlinguen en que se señalaron los españoles del tercio de Nàpoles que llevò à su cargo D. Pedro Giron, y los tercios de napolitanos del principe de San Severo, del marques de Terracuso, de D. Gaspar Toraldo y de D. Pedro de Càrdenas, y veiente compañias de caballos que governava Gerardo Gambacorta, y su comisario general D. Alvaro de Quinones, con tanto valor y bizarra que sin duda tuviera la mayor parte en aquella victoria en la cual quedaron muertos etc.; y al valor de tan buenos cabos y soldados atribuyò el señor Infante la Mayor parte de tan buen sucesso ". (Libro de los Vireyes, in Docum. Ined. p. la Historia de Hespana, XXIII, 463).

Los efectivos de soldados napolitanos en Nordlingen fueron los siguientes:

Tercio Toraldo. 750 hombres
T. San Severo 1900
T. Torrecuso 950
T. Cárdenas 950
Caballería de Gambacorta 650
Fuente: STEFANO CRISTINI, L. (2009) 1618-1648 La guerra dei 30 anni. Vol: 2° (1632-1648). Soldier Publishing

Escudo de armas de Toraldo.

El Tercio de Toraldo fue reclutado en Nápoles por el Maestre de Campor Gasparo Toraldo d’Aragona, marqués de Tola (1587-1641) en la primavera de 1633. Estaba compuesto por unos 2.200 hombres divididos en 14 compañías. Nada más formarse el tercio fue enviado a la frontera de Milán con Piamonte para detener los ataques piamonteses contra las posesiones de la casa de Habsburgo en Italia. Gaspare Toraldo con quistó la ciudad de Roccaverano y la fortaleza de La Rocca, obligando a los piamonteses a retirarse. En junio de 1634 el tercio de Toraldo se sumó al ejército expedicionario del Cardenal Infante. En septiembre de 1634 participó en la batalla de Nordlingen, donde fue desplegado en Albuch manteniendo la posición pese a sufrir enormes pérdidas. Los supervivientes del Tercio Toraldo fueron enviados a Flandes, durante el otoño de ese año fueron unidos a los miembros del Tercio napolitano de Cárdenas. Quedando encuadrados en el denominado como Ejército de Alsacia.

Monumento a Paolo di Sangro en Sansevero. Fue erigido sobre 1636 y es obra de Berardo Landini y Giulio Mencaglia. 

El Tercio de San Severo fue reclutado a principios de 1634 por el Maestre de Campo Paolo di Sangro, IVº Principe de Sansevero (1605-1636). Inicialmente contaba con unos 3.500 hombres divididos en 24 compañías. En mayo de 1634 el Tercio fue embarcado hasta Savona (Liguria), ciudad que se encuentra a unos 60 kilómetros al Oeste de Génova, y fue incorporado al Ejército expedicionario al mando del Cardenal Infante. Durante su marcha a pie hasta el Sur de Alemania el contingente de soldados que formaba el Tercio quedó reducido hasta los 1.900 hombres. Durante la batalla de Nordlingen formó parte de la retaguardia, aunque dos mangas de arcabuceros, unos 200 hombres, fueron a reforzar al Tercio de Toraldo tras la colina del Albuch. Tras la batalla el tercio fue disuelto y sus integrantes fueron encuadrados en un tercio napolitano.


Un retrato del marqués para acompañar la descripción de Estébanez Calderón (tomado de Vite, et azzioni di personaggi militari, e politici, de Galeazzo Gualdo Priorato) 

“La fisonomía austera de este General, sus ojos negros y severos, su cara descarnada, su cabellera también negra, y lo copioso y largo de sus mostachos, fueran bastante, si sus acciones no lo confirmaran, para señalar que la militar disciplina tenía en él un maestro vigilante é inexorable…” 

De esta forma describe Serafín Estébanez Calderón, autor de la obra De la conquista y pérdida de Portugal, a Carlo Andrea Caracciolo; napolinato, marqués de Torrecuso, fue uno de los principales generales de Felipe IV, y uno de los mejores hombres de armas de la monarquía en el siglo XVII. Su experiencia resultó decisiva en una época de crisis, con guerras inflamadas en Flandes, Alemania e Italia, y con Cataluña y Portugal alzadas en armas y dispuestas a sostener luchas interminables. El Tercio Torrecuso fue reclutado en 1631 en Nápoles por el Maestre de Campo Carlo Andrea Caracciolo, marqués de Torrecuso (1583-1646), estando formado inicialmente por 1.600 hombres. Fue destacado a Lombardía durante 1632 y formó parte del jército expedicionario del Duque de Feria. Participó en la campaña del duque de Feria en Alemania, asistiendo a la liberación de Constanza, al socorro de Breisach y a la expugnación de Rheinfelden. En 1633 fue separado al ejército expedicionario del Duque de Feria, pero para entonces su número se había reducido a 1.800 hombres, por lo que fue reforzado con tropas de otros tercios napolitanas, en particular la Tercio Boccapianola, hasta alcanzar sus efectivos los 3.000 hombres. Durante su estancia en Alemania perdió muchos hombres por enfermedad, y en enero de 1634 su fuerza se había reducido a apenas 800 hombres, pero al ser integrado en el ejército expedicionario del Cardenal Infante Fernando fue nuevamente reforzado y alcanzó los 950 soldados que serían los presentes en la batalla de Nördlingen, en septiembre de 1634. En dicha batalla el tercio de Torrecuso formó parte de la reserva y sólo un manga de sus mosqueteros tomó parte en los combates de ese día.

Tercio (Autor: José Ferre Clauze



El Tercio Cárdenas fue reclutado en Nápoles en otoño de 1633 por el Maestre de campo Don Pedro de Cárdenas. En mayo de 1634 fue transportado por mar hasta Savona, junto con el resto de tercios napolitanos reclutados ese año. El Tercio fue incorporado al Ejército expedicionario del Cardenal Infante don Fernando de Austria. El camino hasta el sur de Alemania vio como sus efectivos en verano de 1634 se redujeron a solamente a 950 hombres divididos en 13 compañías. En septiembre de 1634 el Tercio de Cárdenas luchó de forma destacada en Nördlingen reforzando a los defensores del Albuch. tras la batalla fue fusionado con el Tercio de Toraldo y otras unidades napolitanas pasando a formar parte del Ejército de Alsacia. 

"Leganés mandó a dos banderas de aracabuceros y mosqueteros del tercio de Cárdenas y otras dos del tercio de Torrecusa colina arriba para reforzar el tercio de Toralto, más debilitado a estas alturas que el de idiaquez. Los refuerzos llegan justo a tiempo para enfrentarse de nuevo a la caballería sueca y a sus regimientos de infantería que avanzaban erizados de picas. En plena faena aparece otra vez la caballería católica de Gambacorta y vuelve a poner en fuga a la caballería sueca, retirándose desamparada también la infantería."

Continuará...