Manifiesto en contra de la ampliación del temario de historia de España de 2º de bachillerato

Finalmente se ha confirmado la reforma caciquil tanto del temario como del modelo de prueba de acceso a la universidad en la Comunidad de Madrid (selectividad).

Como nos temíamos desde un principio los coordinadores de la prueba, el vicerrectorado y el resto de implicados en tan desdichada propuesta han hecho oídos sordos a la mayoritaria opinión de los profesores de 2º de bachillerato quienes así se lo han trasmitido en la última reunión celebradas en pleno mes de diciembre de 2009, ¡tres meses después de iniciado el curso! Donde asistimos a un bochornoso espectáculo protagonizado por el coordinador de la Universidad Complutense de Madrid, quien ni sabia que decirnos, ni nos daba fechas, ni respondía las preguntas de los presentes y cuyas frases más repetidas fueron "yo que quiere que le diga" o "si alguien tiene que marcharse no se preocupe".

Y ahora cuando estamos acabando ya el segundo trimestre nos confirman la ampliación del temario de Historia de España en 9 temas y en la reforma del modelo de examen, pese al envío durante el mes de mayo del año pasado de una circular del mismo vicerrectorado informando que el modelo de examen no sería modificado.

Si desde cualquier medio, organismo o institución se quiere analizar el manifiesto desastre absoluto de la educación en España bastaría con analizar el comportamiento oligárquico y prepotente de estos señores, instalados en sus despachos universitarios y desconectados absolutamente de lo que sucede en la secundaria española. A quienes, por ejemplo, cuando el curso pasado se nos propuso el desglose del temario de historia respondimos los profesores de forma también unánime de forma negativa. Por si alguien no lo comprende bie,n les dijimos que NO. Bien, pues ellos ni cortos ni perezosos reunidos en comisión decidieron aprobar la reforma y el aumento del temario.

Personalmente y como profesional me siento ninguneado, pisoteado, ignorado y despreciado. Pero sobre todo preocupado por mis alumnos, verdadero elemento clave de todo este asunto, ya que si bien el año que viene volveré a dar la misma asignatura y el siguiente y el siguiente. Ellos sin embargo se examinan una sola vez de selectividad y además en un año en que se ha modificado la prueba, ahora separada en general y específica y donde la nota dependerá de si presentan asignaturas a subir nota o de la baremación de cada facultad.

Luego nos preocuparemos porque nuestros jòvenes no están bien formados, que viven la selectividad como un gran trauma, que la educación en España se encuentra bajo mínimos y como solución maravillosa plantearemos medidas sociopedagógicas de implantación en todas las etapas, recurriremos a mágicos ordenadores y medios digitales o buscaremos formas de baremación del rendimiento del profesorado. Y nuestros ilustres próceres de la patria recurrirán a un comité de expertos, cuando no de sabios, para que les asesoren en tan espinoso asunto y les presentes un documento de trabajo, y claro los mismos impulsores de tan sabio documento serán los mismos coordinadores, vicerrectores y especialistas que han aprobado la reforma del temario de Historia de España de 2º de bachillerato.

Supongo que tan insignes catedráticos sabrán que un chico de 17-18 años no es un estudiante de cuarto año de grado, ni un especialista en constitucionalismo decimonónico, ni mucho menos una copia con patas de la enciclopedia de Historia de España de Menéndez Pidal, ya que encima el modelo de examen vuvle a ser absolutamente memorístico. Nuestros jóvenes ya no estudian aquella espantosa lista de reyes godos, ahora tienen temas más áridos y espeluznantes como las instituciones de gobierno medievales, tanto castellanas como aragonesas, que deben de explicar, eso si, en no más de 10 líneas. Pero eso si, con la naturalidad de un estudiante de master de Historia Medieval, sin olvidar una, sus funciones, fecha de creación, organización, relación con otras instituciones anteriores y posteriores, usando los términos con propiedad, siendo claros, concisos y redactando con madurez. Si alguien duda de ellos que consulte este mismo blog el dichoso apartado y juzgue por si mismo. Y ojo que esto es tan solo 1 punto del examen, multipliquen ustedes por 6 para conoder la dimensión de cada tema.

5.1 La organización política. Las instituciones.

Así que, que tal si en vez de seguir aumentando un temario que desde Atapuerca nos lleva al gobierno Aznar del año 2000. Hacemos un temario equilibrado, abarcable y razonable, sobre todo razonable. Sobre todo porque en selectividad entra TODO el temario, no una parte, sino absolutamente todo y que yo recuerde en todos mis años de universisad pudieron ser uno o dos de los 25 profesores de otras tantas asignaturas los que acabaron el temario, quedándose más de la mitad en un 50% del mismo ¡por falta de tiempo! según sus mismas palabras.

Y en vez de un examen puramente memorístico, donde no veo gran diferencia con esa famosa lista de los reyes godos, bueno ahora es la minoría de edad de Isabel II, gobierno de Salustiano Olózaga incluido, tendemos a la explicación, comprensión e influencia que determinados acontecimientos históricos han tenido en la evolución de España. Qué tal si sobre, por ejemplo, una imagen de los fusilamientos del Príncipe Pío de Goya se formula una pregunta del estilo ¿Explique el levantamiento del 2 de mayo y qué influencia tuvo en la posterior historia de España?

Firmado por:
Un profesor "cabreado" de Historia de España

PD: Si algún internauta llega hasta este texto y le parece interesante tiene absoluto premiso para reproducirlo, difundirlo o enlazarlo en cuanto lugar, sitio o foro le parezca oprtuno.