“Yo solo”

Tras la victoria estadounidense en Yorktown (1781) se celebraba un desfile militar. En cabeza junto a George Washington cabalgaba un marino malagueño ¿Pero quién era este hombre y sobre todo qué méritos había hecho para ostentar tal privilegio?


Don Bernardo de Gálvez


Don Bernardo de Gálvez era hijo del general Matías de Gálvez, estudió la carrera militar en Ávila y tras graduarse participó en la guerra con Portugal, luego combatió a los apaches en Nueva España donde fue herido y tomó parte en la expedición a Argel donde tras ser herido ascendió a teniente coronel. Al estallar la guerra de la independencia de los Estados Unidos se encontraba al mando del regimiento fijo de Luisiana (1777). Al año siguiente fundó la actual Galveston, al Sur de Tajas, y en 1779, antes de iniciarse la guerra con el Reino Unido les arrebataba los fuertes de Manchac, sin lamentar ni una sola baja, y Baton Rouge. Ese mismo año tomaba por sorpresa los puertos británicos del Missisipi, por lo que fue ascendido a mariscal de campo, con tan sólo 33 años. Sin embargo, la hazaña que le hará más famoso será la toma de la ciudad de Pensacola en 1781, en Florida. Como recompensa a su audacia en 1783 tras regresar a España el rey Carlos III le nombró vizconde de Galveston y conde de Gálvez, además le concedió el derecho de llevar en su escudo nobiliario la leyenda “YO SOLO” y añadir al bergantín Galveztown en el mismo. Veamos como se ganó tales privilegios.


El Reino Unido y España entraban en guerra el 16 de junio de 1779, decidida esta última a ayudar a los rebeldes americanos y recuperar las posesiones perdidas en la paz de Paris de 1763. En 1780 don Bernardo tomaba Mobile, donde se rendían 300 soldados ingleses. Tras ello planeó la conquista de Pensacola, enclave estratégico para el control de la parte norte del Golfo de Méjico. Un primer intento fue desbaratado por una fuerte tempestad, apenas dos días después de salir del puerto de La Habana. Lejos de desanimarse decidió preparar una segunda expedición que zarparía con 1.300 soldados, el 13 de febrero de 1781, llegando a las inmediaciones de Pensacola nueve días después.


Los primeros combates se produjeron en la isla de Santa Rosa, que defendía la entrada a la bahía, donde pusieron en fuga a dos fragatas enemigas, pero cuando el navío San Ramón, buque insignia del jefe de la escuadra José Calvo de Irazábal, intenta forzar la entrada de la bahía embarranca parcialmente en un banco de arena. Después de trabajar toda la noche para recuperarlo don Bernardo aconseja un nuevo ataque prescindiendo de este buque, produciéndose una fuerte discusión entre ambos. Ante tal circunstancia y tras la negativa del resto de la flota de seguir sus órdenes don Bernardo de Gálvez decide dirigirse él sólo con el Galveztown a forzar el paso frente al fuerte de San Carlos que defiende Pensacola. Antes de zarpar le dirige una carta a Calvo de Irazábal junto a un curioso regalo: Una bala de treinta y dos recogida en el campamento, que conduzco y presento, es de las que reparte el fuerte de la entrada. El que tenga honor y valor que me siga. Yo voy por delante con el Galveztown para quitarle el miedo.



Mapa de la bahía de Pensacola


Y así en solitario forzó el paso a la bahía, el resto de la flota, probablemente muertos de vergüenza decidieron seguirle, dejando completamente solo al San Román, con Calvo Irazábal abordo.El 9 de mayo 1781 tras dos meses de asedio se rendía el general John Campbell, junto a 1.113 soldados británicos, 123 cañones, 4 morteros y 6 obuses, además de varias banderas y abundante material. Por su parte las tropas españolas contabilizaron tan solo 74 muertos y 198 heridos.


Pintura del U.S. Army Center for Military History, que representa el momento del combate final, con los granaderos españoles al frente junto con los milicianos de La Habana entrando en Fort George.


Terminada la guerra, en 1783, don Bernardo fue nombrado virrey de Nueva España en 1784, sin embargo moriría de fiebres el 30 de noviembre de 1786 con tan sólo 40 años. Hoy en día sus restos reposan el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz)