Europa en tiempos de Carlos V

A la edad de 16 años el joven Carlos hereda de su abuelo Fernando el Católico los estados de la Corona de Aragón: Cataluña, Aragón, Valencia, Baleares y las posesiones italianas de Cerdeña, Sicilia y Nápoles. Ese mismo año se corona rey de Castilla, con lo que toma posesión de los territorios que ésta comprende: Castilla, Navarra, Granada, Canarias, colonias americanas y las plazas estratégicas de Melilla, Orán, Bugía y Trípoli. De su padre Felipe el Hermoso recibirá los Países Bajos y el Franco Condado. La herencia de su abuelo Maximiliano comprende la Corona Austriaca y la posibilidad de ser elegido emperador de Alemania, lo que sucederá en 1520. Frente al gran poder acumulado por Carlos se sitúan los reinos de Portugal, Francia e Inglaterra. Los Estados Pontificios y la república de Venecia supondrán un freno a su expansión por Italia. En el oriente europeo encontramos el reino Noruega y Dinamarca, el reino de Suecia, el de Polonia, el Gran Ducado de Lituania y el Imperio Ruso. El conflicto por el dominio en el Mediterráneo le enfrentará al Imperio otomano y a los reinos berberiscos del norte de Africa.